lunes, 26 de enero de 2009

Repercusiones del Levantamiento de las Excomuniones a los Obispos de la FSSPX


El anuncio oficial del levantamiento de las excomuniones a los Obispos ordenados por S.E. Mons. Marcel Lefebvre ha causado numerosas respuestas y de distintos matices: Desde las más favorables, destacándose las de la Fraternidad Sacerdotal San Pedro, el Instituto del Buen Pastor y los Hijos del Santísimo Redentor (conocidos anteriormente como Redentoristas Transalpinos), así como del Prefecto de la Sagrada Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos, Su Eminencia Antonio Cardenal Cañizares Llovera, entre otros obispos, hasta las más negativas, por parte de medios de la denominada "izquierda cristiana" y de otros grupos religiosos, así como también de los Judíos.
Sin duda, las múltiples reacciones que se han generado han servido para mostrar el panorama actual de nuestra fe católica. Y abordaremos dos temas que han generado controversias, las cuales han demandado el intervenir en la discusión, aclarando y precisando algunos puntos, por parte de la Santa Sede, a través de sus servicios informativos (principalmente, de manos del P. Federico Lombardi, S. I., que es el Vocero Pontificio y Director General de Radio Vaticano). Estos temas son La reacción Judía y La reacción de la extrema izquierda eclesial y de los Teólogos Disidentes.
 ***
I.- La reacción Judía.
Sin duda, uno de los casos más aludidos y bullados, incluso desde antes del suceso de este sábado 24 de enero, fue la reacción de los judíos, en torno a La Oración por los Judíos de Viernes Santo y también ahora, sobre el Reconocimiento de los Obispos de la FSSPX, en particular, de Mons. Williamson.
En cuanto se refiere a la Oración por los Judíos de la Liturgia del Viernes Santo, es un tema de pertenencia exclusiva a los Católicos. En la Liturgia de la forma Extraordinaria del Rito Romano, la oración que figura en el Misal, en la cual se pide por "los Judíos Infieles, para que se conviertan". Claramente hubo una serie de reformas en la citada oración, con motivo de aminorar las molestias de las comunidades judías. 
Ante esto, es clave señalar que la Liturgia Católica está directamente regida por el Sumo Pontífice, quien no debe aceptar presiones externas, en especial, de otras creencias religiosas (en este caso, el Judaísmo). La Iglesia tiene el derecho de orar de la forma que quiera, y es por ello que se ora por la conversión de los Judíos. También, cabe señalar que los mismos judíos, quienes dieron muerte a Cristo en la cruz, aceptaron que cayera sobre ellos y sus descendientes la desdicha, que se ha materializado en numerosos acontecimientos como, por ejemplo, el Holocausto judío, y también, más anteriormente, el exilio de Israel y la destrucción del templo, entre otros acontecimientos.
Más recientemente, hemos visto como ha surgido, ante los rumores de una supuesta Beatificación de S.S. Pio XII (Pontífice que participó en la época de la Segunda Guerra Mundial, y que permitió y proveyó de la ayuda necesaria para que cientos de judíos salvaran sus vidas ante el exterminio de los Nazis) una clara negativa por parte de la comunidad judía internacional, acusando a este Papa de apoyar al régimen Nazi y a no hacer mayores esfuerzos por ayudar al pueblo judío. Este es un ejemplo más del querer judío de participar de una toma de decisiones y de un proceso que es de Exclusividad para la Iglesia Católica. Este antecedente de "intromisión" por parte del judaísmo en la Iglesia se mantiene, mediante declaraciones de los máximos líderes, incluidos rabinos, ha significado para la Iglesia una clara molestia, que hace peligrar gravemente el diálogo interreligioso para con este pueblo, en detrimento de ellos mismos.
Finalmente, estos últimos días, ante la inminente (y hoy ya consumada) noticia del levantamiento de las excomuniones de los Obispos ordenados por Mons. Marcel Lefebvre en 1988, los judíos, en respuesta a las desafortunadas declaraciones de uno de los obispos de la FSSPX, Mons. Williamson, han criticado públicamente esta sabia, caritativa y justa decisión de S.S. Benedicto XVI de remitir esta pena de excomunión. Mons. Williamson habría declarado a un medio de comunicación, en una entrevista, que "no existieron las cámaras de gas" y que no murieron seis millones sino unos 300.000 judíos, "ninguno gaseado".
Ante estos dichos, los principales lideres del judaísmo no han escatimado en gastos, haciendo declaraciones de fuerte impronta. (Hacemos un extracto del Diario El País, en el reportaje de la periodista Mónica Andrade, el cual claramente tiene una tendencia negativa, y además, posee mucha información que no corresponde a la realidad. A cada uno de ellos se le agrega un comentario, hecho por el Editor de este blog. Para ver el reportaje completo, hacer clic aquí):
[i].- El rabino Giuseppe Laras, presidente de la Asamblea de los rabinos italianos dice que era un acto "innecesario".
Comentario: El citado rabino califica este acto del Santo Padre como "Innecesario". Claramente está en un error, por diversas causas, entre las que se encuentran, por ejemplo, que ellos no pertenecen a la Iglesia, la cual Si considera necesario el fomento de la unidad entre los cristianos, en especial, reparando estas pequeñas divisiones. Por otro lado, los móviles para que S.S. Benedicto XVI haya considerado necesario este levantamiento de las excomuniones es de asunto exclusivo del Sumo Pontífice.
 
[ii].-David Rosen, presidente del Comité Judío Internacional, muy activo en el diálogo entre ambas comunidades, ha definido esta revocación como "un paso que contamina a toda la Iglesia" si ésta no exige al obispo que retire todo lo que ha dicho sobre el Holocausto. En su opinión, el Vaticano "amenaza el futuro de la histórica reconciliación entre la Iglesia y el pueblo hebreo".  
Comentario: Claramente, estamos ante una nueva arremetida de los judíos. El citado presidente, hace desafortunadas declaraciones, afirmando que este acto, que unifica a la Iglesia y sana las heridas provocadas por esta fractura entre la FSSPX y la Santa Sede en 1988, es una contaminación de la Iglesia. Claramente la Iglesia no tiene porqué hacerse responsable de la opinión de un Obispo. De hecho, muchos obispos hacen declaraciones más infortunadas todavía, las cuales no tienen repercusión alguna, dado que, en muchos casos, contradicen versiones históricas o políticas, en las cuales la Iglesia no tiene jurisdicción alguna. Claro que esto amenaza la relativa influencia del judaísmo en los asuntos de la Iglesia, invalidando progresivamente muchas de sus desafortunadas e inoportunas declaraciones ante asuntos de competencia exclusiva de los católicos.
 
[iii].- Renzo Gattegna, presidente de la Unión de las Comunidades hebreas italianas califica de "tremendo" el hecho de que un obispo que niega la Shoah sea "legitimado y rehabilitado por el Papa". Pero, además, se asombra de que alguien que "contradice documentos fundamentales del Concilio pueda ser readmitido a la plena comunión con Roma".
Comentario: De lo anteriormente dicho, la Iglesia, al legitimar y rehabilitar a los Obispos de la FSSPX, y más directamente, a Mons. Williamson, no implica que la misma desee legitimar el pensamiento o las declaraciones del mentado obispo a la prensa, las cual se consideran inoportunas hasta por sus hermanos en el episcopado, miembros de la FSSPX y también afectados por el cese de las excomuniones. De hecho, en una entrevista reciente y posterior a la noticia del levantamiento de las excomuniones, Mons. Bernard Fellay, superior de la FSSPX, ha declarado lo siguiente: 
 ¿Usted condena las declaraciones negacionistas del Obispo Williamson?
Yo no puedo condenarlo. No tengo competencia para esto. Pero yo lamento que un Obispo haya dado la impresión de involucrar a la Fraternidad en una visión que no es nuestra.
Claro ejemplo de que los lideres del judaismo están nuevamente haciendo comentarios fuera de lugar y sumamente inapropiados.
Por otro lado, el tema de los reparos por parte de la FSSPX a algunos temas relativos al Concilio Vaticano II es algo que no les compete más que a los afectados y a la Santa Sede. Por tanto, otra vez se están intrometiendo en asuntos que no son de su incumbencia.
Para finalizar este punto, y ante la reacción judía, solo es posible decir lo siguiente:
Judíos: No se metan en lo que no les incumbe. (También cabe el uso de refranes como "Pastelero, a tus Pasteles" y otros semejantes).
***
II.- La reacción de la Extrema Izquierda Eclesial y/o de los Teólogos Disidentes.
 
Otro tema que ha estado en boga estos últimos días, es la reacción de muchos teólogos miembros de la denominada "Izquierda" de la Iglesia, los cuales piden que "tras la significativa apertura hacia la extrema derecha" de la Iglesia, el Papa se abra también "hacia la izquierda", solicitando "la readmisión de los teólogos que han elegido posiciones contrarias a las tradicionalistas".
En nuestra opinión, y en la de muchos y destacados miembros de la que denominaré "Blogosfera Católica", esto constituye un claro intento de legitimar posiciones completamente inválidas a la luz del Magisterio de la Iglesia.
Y esto es claro, ya que ambos casos no son análogos, y ni siquiera, parecidos. 
Tomando las reflexiones del destacado Blogger Católico, Francisco José Fernández de la Cigoña (Cuyo blog puede usted visitar haciendo clic aquí), podremos analizar el tema con mayor fineza y de manera ordenada (Mis comentarios, como siempre, en azul):
[i].- "Los seguidores de Lefebvre creen en todo lo que hay que creer, obran lo que hay que obrar, oran lo que hay que orar y reciben lo que hay que recibir. No es el caso de los que, sin estar excomulgados, no tienen la fe de la Iglesia respecto a cuestiones capitales: la resurrección de Cristo, su divinidad, la virginidad de María..."
Claramente es una declaración muy verdadera. Y es por ello que ambos casos son incomparables el uno del otro. El caso lefebvrista es un tema disciplinar. El caso de los teologos disidentes es un tema netamente doctrinal. Y la Iglesia no está dispuesta a deformar su doctrina.
 
[ii].- "Cierto que se pasaron muchos pueblos los lefebvristas en la obediencia y el respeto al Papa pero aun así ya quisiéramos que muchos de los que están en teoría en la Iglesia tuvieran, al menos, la actitud de los lefebvristas."
En este caso, Don Francisco José tiene toda la razón, por lo que comparto su reflexión. Los lefebvristas, al margen de sus problemas disciplinares y sus reparos a algunos temas del concilio, han tenido siempre una filial adhesión a la doctrina católica, sin contradecir nunca algún dogma o doctrina. Por otro lado, muchos Teólogos disidentes han intentado desacreditar muchas doctrinas, proclamando elucubraciones totalmente discordantes con la doctrina de la Santa Iglesia, con el pretexto de "modernizar" o contribuir con el proceso de "evolución" de la Iglesia. Por ello, claramente los lefebvristas merecían ser reconsiderados, mientras que los otros, que no se retractan por sus elucubraciones, no son merecedores de tales concesiones.
 
[iii].- "Nadie les va a imponer la adoración al Concilio porque los Concilios no se adoran. Y se puede ser perfectamente católico sin sentir entusiasmo por el Vaticano II. Basta su aceptación como Concilio ecuménico. Yo no hablo nunca del primer Concilio de Lyon ní me acuerdo de lo que trató pero acepto sin el menor problema su carácter de ecuménico.
Supongo que con la misa, y más depués del Motu proprio no tendrán problema. Ellos celebrarán según el modo extraordinario y todos felices. Los que les sigan y los que no. Si alguno queda, que quedará, que piense que la misa nueva es sacrílega pues que con su pan se lo coma. Y si es en una casa de orates, mejor. [...]"
Creo que este párrafo no admite mayor explicación o comentario, salvo con destacar la lógica con la que Don Francisco José procede en su razonamiento.
 
[iv].- "Pues, en teoría, no parecen graves los obstáculos que [los lefevbristas] tienen que superar para conseguir su plena integración en la Iglesia. No ocurre así con los del otro extremo. Me refiero a los que no creen en lo que la Iglesia cree, sostienen una moral distinta, se mofan de las oraciones y hasta cabe dudar si su práctica sacramental es la de la Iglesia.
No se trata por tanto de que el Papa haga con estos lo que ha hecho con los otros. Porque en este caso no puede. Salvo que abjuren de sus errores. Si no crees en la Presencia Real estás fuera de la Iglesia aunque nadie te haya echado. Si piensas que el Vaticano II fue causa de muchos males, no. Independientemente de que sea cierto o no lo sea".
Este párrafo final constituye una clara respuesta a esta reacción de los teólogos disidentes. No admite mayores comentarios, ya que dice lo correcto de manera muy clara y precisa.
Por tanto, para finalizar este punto, es claro que las aspiraciones de los Teólogos disidentes, en su mayoría pertenecientes a la extrema izquierda eclesial, no son válidas ni comparables con las que tuvieron los Lefebvristas, los cuales han accedido a ellas con plena disposición y mucha humildad (al menos, en su mayoría).
 ***
Para finalizar este artículo, Pido a Dios que le de la sabiduría necesaria a los miembros de la FSSPX para lograr la plena comunión con la Iglesia, así como también al Papa Benedicto XVI, para seguir conduciendo a la Iglesia por el camino de la unidad y la verdad (Por sobre todo, de la verdad) en Cristo, nuestro Señor y nuestro Dios. De la misma manera, pido a Dios que ilumine a los Teólogos disidentes, para que se abran sus ojos a la luz de la verdadera doctrina de Cristo, y dejen de lado sus doctrinas erradas y heréticas (en muchos casos).
Un cordial saludo a todos los lectores.
In Christo +
MARCVM 
***
 ACTUALIZACIÓN (27 de Enero de 2008):
Mons. Bernard Fellay, Superior de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, por medio de un comunicado público, ha extendido disculpas públicas por las declaraciones de Mons. Williamson, miembro de la citada fraternidad. El texto nos lo proporciona La Buhardilla de Jerónimo:
“Hemos tenido conocimiento de una entrevista que Monseñor Richard Williamson, miembro de nuestra Fraternidad, ha concedido a la televisión suiza. En esta entrevista él se expresa sobre cuestiones históricas, en particular sobre la cuestión del genocidio de los judíos por parte del nacionalsocialismo. Es evidente que un obispo católico sólo puede hablar con autoridad eclesiástica en las cuestiones referidas a la fe y la moral. Nuestra Fraternidad no reivindica ninguna autoridad sobre otras cuestiones. Su misión es la propagación y la restauración de la doctrina católica auténtica, expuesta en los dogmas de la fe. Es por este motivo que somos conocidos, aceptados y apreciados en el mundo entero”.
*
Monseñor Fellay también declara que “las afirmaciones de Mons. Williamson no reflejan de ningún modo la posición de nuestra Fraternidad. Por eso, yo le he prohibido, hasta nuevo aviso, toda toma de posición pública sobre cuestiones políticas o históricas”.
*
“Nosotros pedimos perdón al Sumo Pontífice y a todos los hombres de buena voluntad por las consecuencias dramáticas de ese acto. Aunque reconocemos la inoportunidad de estas declaraciones, no podemos dejar de constatar con tristeza que ellas han golpeado directamente a nuestra Fraternidad desacreditando la misión. No podemos permitir esto y declaramos que continuaremos predicando la doctrina católica y administrando los sacramentos de la gracia de Nuestro Señor Jesús”.
Una respuesta apropiada de Mons. Fellay a todos los críticos por la situación antes descrita.

3 acotaciones de los Estimados lectores:

Anónimo dijo...

Todo me parece muy bien, pero quizá habría sido de desear que tanto Monseñor Fellay como Monseñor Williamson en sus respectivas cartas, hayan hecho al menos el intento de pedir una disculpa a los judíos. Como seres humanos, es comprensible que sientan dolor por lo que le haya ocurrido aunque sea a uno solo de los suyos. La misericordia es virtud cristiana.

GATO SENTADO dijo...

Hola Marcvs, soy Gato sentado, dejame te doy otra repercusion de este caso, este Gato fue expulsado de los foros de Catholic Net, por "integrista" y critico del MOdernismo en la Iglesia.... en fin.... Asi se las gastan en esos foros....

Cristian dijo...

Solo esperar que se soluciones pronto la nueva polemica surgida por las declaraciones de Mons. Williamson. Pero sabemos que la propaganda judia, y los 'progresistas catolicos' han hecho un festin con esto.
Afortunadamente lo que mas importaba, el levantamiento del decreto, ya es un hecho, les pese o no a los Kung, Boff y todos esos tipos.