sábado, 18 de abril de 2009

[Consilium Liturgicum] - "De la Comunión en la mano" [I]

Hoy comienza nuestro "Consilium Liturgicum", al cual invitamos a todo quien quiera participar, ya sea teólogo, o bien, un simple laico. El objetivo de esto es poner en comun algunos puntos, desde las diversas perspectivas de quienes deseen participar, para asi poder establecer directivas en conjunto, para ser aplicadas en nuestras propias parroquias. Claro está que no pretendemos ser más que la Sagrada Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos (SCCDDS), que preside el Eminentísimo Cardenal Cañizares Llovera. Por el contrario, este "coloquio" pretende establecer directivas prácticas para poder vencer este movimiento de desacralización litúrgica, fruto de la secularización de la Iglesia. Para ello, queremos interpretar debida y adecuadamente las instruciones provenientes de la SCCDDS, para luego transformarla en consejos prácticos para fieles y para los llamados "liturgos aficionados", que somos quienes nos gozamos en aprender sobre la Sagrada Liturgia de nuestra Santa Iglesia.
Y comenzamos con nuestro primer artículo de discusión:
"La Recepción de la Sagrada Comunión en la Mano".
Para iniciar esta discusión, ponemos a disposición de nuestros lectores el siguiente estudio gráfico, realizado por un Seminarista estadounidense, sobre los restos de Hostia Consagrada que quedan en la mano despues de comulgar:
1- El seminarista utiliza para el experimento una forma sin consagrar, y un guante negro, que permitirá ver con mayor claridad los resultados del experimento. Además, se muestra que no existen residuos anteriores en el guante.
2.- A continuación, se coloca la hostia sin consagrar sobre el guante, de la misma manera en que una persona recibiría la comunión en la mano.
3.- Finalmente, el experimentador toma la forma sin consagrar, la consume (claramente es solo pan), para luego observar la numerosa y contundente cantidad y tamaño de las "migajas" de pan que quedan sobre el guante. Claramente, si una persona fuese a comulgar en la mano, estos trozos caerían al suelo facilmente, siendo una forma de Sacrilegio a la Presencia Real de Cristo.
Finalmente, esperamos conocer vuestras opiniones.

In Christo +
MARCVM

5 acotaciones de los Estimados lectores:

Anónimo dijo...

Pues se pone de manifiesto la desacralización de la Eucaristía, y el desinterés de los párrocos por formar correctamente a los fieles. Puede que el problema de la formación lo tengan ellos, de entrada...

En todo caso, lo que procede siempre es tratar este tema con los párrocos, pero en sentido amplio: incrementar las actividades de adoración eucarística es siempre un buen principio, y ofrecerse voluntario como catequista de adultos.

Anónimo dijo...

esto es como apagar un incendio con un lanzallamas, es asi como parece todos los salvavidas de la roma moderna a su iglesia nueva.

MARCVM dijo...

Estimado Anónimo 1:
En efecto, creo que una de las graves faltas es que muchos seminarios y casas religiosas tienen una formación más que deficiente en el aspecto litúrgico. Y como consecuencia de ello, los fieles tampoco saben nada, porque no se les enseña.
Lo fundamental, como tu dices, es proponer actividades para, de manera progresiva, comenzar a "reformar" al Pueblo de Dios.

Estimado Anónimo 2:
Creo que es una buena iniciativa el poder proponer cosas sencillas para recomenzar con el proceso de Hermenéutica en Continuidad con la Tradición de la Santa Iglesia. No creo que eso sea, como dice el refrán, "apagar un incendio con un lanzallamas". Más bien, es devolver el valor y la Sacralidad que le corresponde a la Liturgia, por su razón de ser. Y para ello, podemos inspirarnos en la figura del Santo Padre, el Papa Benedicto XVI, así como también de otros liturgistas, como Mons. Bux.

Saludos a Ambos, in Christo +

Ricardo Milla dijo...

Estimado MARCVM:

Muy interesante post. Ilustrativo.
Pocas veces recibí la comunión en la mano y fue una experiencia única, sólo que luego me estuve lamiendo la mano. Creo que permitir que todos comulguen con la mano casuaría problemas, como los causas, no sólo de sacrilegio, sino también de educación. Imagínate estar diciendole a todo mundo que tiene que lamerse la mano luego de comulgar! Absurdo!

Saludo,
Ricardo.

Anónimo dijo...

Lamento mucho haber comulgado con la mano y como dijo nuestro hermano Ricardo Milla, yo también me hubiese lamido la mano, pues es el Cuerpo de Cristo!!!. Comulgar con la boca, debe ser lo justo, correcto y sin margen para optar por una cosa u otra, aprendamos a hacer las cosas correctamente.