sábado, 23 de mayo de 2009

[Consilium Liturgicum] - Primera Santa Misa de un Neo-Presbítero.

Como hemos dicho anteriormente, dedicaremos este nuevo post a la Primera Santa Misa, celebrada por uno de los nuevos Presbíteros, ordenados en la Diócesis de San José de Melipilla, por el Obispo Diocesano, Mons. Enrique Troncoso T. (Para leer sobre la Santa Misa de Ordenación, hacer clic Aquí).
Esta primera Santa Misa aconteció en la Parroquia Virgen Medianera de la localidad de Cartagena, de la cual son originarios los recién ordenados presbíteros. Uno de ellos, Gustavo, celebró su primera Misa el mismo dia en que fue ordenado, por la tarde, en la citada parroquia, con una asistencia de fieles y clérigos bastante numerosa. En el caso del otro ordenado, Vladimir, su primera Misa fue celebrada en el mismo templo, al día siguiente de su ordenación, bajo las mismas circunstancias de afluencia de la feligresia y del clero.
En adelante, nos referiremos a la primera Misa del ahora Presbítero, P. Gustavo Aravena, de la cual he sido partícipe.
***
Haciendo primero un análisis del lugar, podemos decir que fue ordenado y adornado de manera muy sobria y elegante, sin caer en excesos. El Altar fue engalanado con un bello frontal de color rojo y aplicaciones doradas, además de seis cirios encendidos. Por otro lado, el altar posterior, que contiene al Sagrario, fue adornado con otros seis cirios encendidos, y una curz, y dos cirios anunciando al presencia real en el Sagrario, el cual fue cubierto por una muy delicada y preciosa cortina. Podemos apreciar también un lugar especial, destinado a la llegada del Obispo, el cual participará de la Santa Misa "de coro", es decir, sin presidir la Santa Eucaristía. Además, se destaca la presencia de un lugar especial para la "Schola Cantorum", sobre el pórtico de entrada y en altura, en la cual se puede visualizar un bello órgano, en desuso por su antigüedad y falta de reparación (para mayor información sobre el órgano, hacer clic aquí) A continuación, colocamos algunas fotografías para ilustrar lo dicho anteriormente.
En cuanto a la Liturgia, podemos decir que fue muy solemne, cargada de notorios acentos tradicionales. Por ejemplo, podemos destacar la entrada procesional del Obispo, acompañado por el neo-presbítero, algunos momentos antes de iniciar la Santa Misa, para bendecir el Sagrado Cáliz que se utilizaría para esta Misa, y para que luego el obispo ocupara el lugar preparado para él. Junto con ello, se hace notar la presencia de numerosos monaguillos y seminaristas, algunos diáconos, y de parte del clero sacerdotal diocesano, así como de algunos formadores del Seminario e invitados especiales del nuevo presbítero.
También, se hizo uso de numerosos implementos, como Incienso, una bella cruz procesional, ciriales procesionales, así como también, de un Evangeliario, traído desde la Catedral. De la misma manera, se puede hacer notar el uso de Dalmáticas por parte de los diáconos, que es su vestimenta habitual para la Santa Misa, pero que muchos sacerdotes han prohibido para sus diáconos en la Diócesis a la cual pertenecen estos neo-presbíteros. 
Finalmente, en torno a este aspecto, podemos hacer notar el uso por parte del Obispo del Traje Coral, que está conformado por Sotana (en este caso sotana negra filettata y fajín con el color de dignidad episcopal, roquete "deshilado", muceta episcopal, solideo y birrete del color de dignidad episcopal, y una Estola, para cumplir las funciones sacerdotales durante la Santa Misa. También se hace mención del uso de Sotana por parte del neo-presbítero.

En cuanto al desarrollo de la Santa Misa, podemos decir que se hizo según las normas litúrgicas establecidas, celebrando la Misa Dominical (según la costumbre de celebrar la Misa del Domingo durante las vísperas del sábado inclusive), utilizando además el Canon Romano (que no se ocupa usualmente en la diócesis). Nótese la participación del Maestro de Ceremonias, que ayudó a coordinar todas las acciones sagradas según las normas litúrgicas del Misal Romano. En cuanto al Coro, o Schola Cantorum, podemos decir que utilizó canciones plenamente litúrgicas, con un acompañamiento de Órgano correspondiente, con canciones a dos, tres y cuatro voces, respetando la Sacralidad de la Santa Misa y del lugar sagrado.

Para finalizar este artículo, podemos decir que toda acción litúrgica se llevó a cabo bajo la llamada "Hermenéutica de la Continuidad", propuesta por el Papa S.S. Benedicto XVI, que tiene por Objetivo un desarrollo litúrgico en continuidad con la Tradición litúrgica de la Santa Madre Iglesia. Los dejo con la siguiente imagen, tomada durante la consagración, que muestra la plenitud de esta Acción Sagrada, que es el Santo Sacrificio de la Misa:


In Christo +
MARCVM

1 acotaciones de los Estimados lectores:

Monaguillo dijo...

Debo decir que la descripción detalladísima de esta Primera Misa me ha hecho sentir como si estuviese alli presente!
Realmente se nota un especial arreglo y cuidado por los ornamentos sagrados, necesarios para la correcta celebración, que no es muy común ver. Es más, si comparamos esta Primera Misa con el relato de las Ordenaciones, se aprecia un mayor cuidado de lo sagrado precisamente en esta Primera Misa.
Personalmente nunca presencié una Misa en la que el Obispo participara "en coro", uno está muy acostumbrado a verlo siempre presidiendo.
Muy bella la utilización de capas dalmáticas, tan en desuso hoy en día!

Es muy interesante ver como se vuelve a las raices, "ladrillo por ladrillo" como dice el Padre Z.

Aquí en Argentina es costumbre "besar las manos" del Neo Presbítero al finalizar su Primera Misa. Será ésta una costumbre universal?