lunes, 29 de junio de 2009

Abusos Litúrgicos - Monaguillos y la Liturgia [I]

Publicado por Cæremoniarius @ 23:51:00
Volviendo sobre el tema de los Abusos Litúrgicos, me gustaría traer a la palestra el tema de los Monaguillos y su actuación en la Santa Misa.
Según la venerada tradición de la Santa Iglesia, se nos muestra que los monaguillos (llamados acólitos en algunas partes) son quienes sirven al Sacerdote en el altar, en la preparación y en el decoro de la Sagrada Liturgia. Sin bien, este rol lo han cumplido por muchisimos años solo varones (de ahi que, como nos dice Redemptoris Sacramentum, son semillero de vocaciones al sacerdocio), hoy en día vemos que muchas mujeres han sido incluidas en este servicio, con las correspondientes consecuencias que ello produce: Por ejemplo, cuando existen grupos "mixtos", siempre se da lugar al tema de noviazgo entre de dos "servidores del altar", lo que causa, en el 99,999999% de los casos una prolongada distracción de ambos participantes en la Santa Misa y en otras acciones de culto, junto con los correspondientes problemas que pueden suceder a todo nivel (social, familiar, etc.). 
Por otro lado, se ha puesto mucho énfasis, dado los movimientos feministas de hoy en día, que la mujer puede hacer todo como el hombre, sin dar una verdadera diferenciación de los roles que cumplen en la liturgia, alterando el sentido de la misma. Es común ver con mayor frecuencia como las mujeres han sido incluidas en la Sagrada Liturgia, primero en papeles menores, aunque no menos importantes, hasta llegar a ser casi concelebrantes de la Acción Sagrada, con vestiduras eclesiásticias inclusive.

Para ilustrar aquello, he querido exponer sobre las siguientes fotografías, haciendo un análisis de cada una de ellas, y comentando los abusos que en ellas vemos:

En la fotografía anteriormente expuesta podemos vislumbrar numerosos abusos litúrgicos. Primero: el sacerdote no está usando la casulla, que está completamente obligada de usarse según las normativas litúrgicas, reafirmado por Redemptoris Sacramentum. Nótese además que sobre la "mesa-altar" se ubican numerosas hojas, presumiblemente de canto. Además, es el mismo sacerdote quien está enseñando a tocar a los Niños y Niñas monaguillos algunas canciones para la Misa, de donde podemos presumir que el Sacerdote no está enfocado en la acción sagrada. Además, captamos el hecho de que todos están rodeando al altar, a manera de concelebrantes, cosa que está teminantemente prohibida. Junto con ello, vemos a las niñas con "coronas" de color verde, que claramente consittuyen un abuso en torno a las vestimentas correspondientes al monaguillo.

En esta segunda fotografía, obserbamos como una niña eleva entre sus manos una especie de cojín, con una cara dibujada, que presumimos será una especie de representación (muy poco artística) de la hostia consagrada en el momento de la elevación para la adoración de todo el pueblo fiel. Esto constituye un grave abuso litúrgico, en la medida de que esto se haga durante la Santa Misa, alterando el orden establecido y provocando confusión en los asistentes.
Por otro lado, es también un abuso litúrgico por el hecho de que una persona, que no es sacerdote, está simulando la consagración, de manera tal que es totalmente inoportuno.
En la tercera fotografía observamos como un par de monaguillos prodecen a colocar vino (presumiblemente) en el Cáliz, durante el ofertorio. Claramente, es un nuevo abuso litúrgico, por varias razones, entre las que se encuentran básicamente dos: El hecho de que solo un ministro sagrado puede preparar el Sagrado Cáliz, y el hecho de que el mismo sacerdote está avañando tal abuso litúrgico, descuidando incluso de las oraciones correspondientes.

En una cuarta fotografía podremos observar como los monaguillos simulan la "Epíclesis" sobre las especies de pan y vino, durante la plegaria eucarística. Claramente, como expresa la Liturgia en diferentes documentos, los gestos consecratorios y la plegaria eucarística en su totalidad, está reservada solo al sacerdote celebrante, quien ha recibido en virtud del sacramento del Orden la potestad de hacer presente a Cristo, por medio del Espíritu Santo. Otro abuso más, si consideramos que el libro rojo que se visualiza podría ser el Misal Romano, de lo cual se subentiende que el Sacerdote está improvisando las palabras de la plegaria eucarística, que es otro abuso grave.
En una quinta fotografía, observamos como un monaguillo pequeño ofrece un "copón" con hostias para consagrar, presumiblemente durante el ofertorio o la consagración. Un claro abuso litúrgico, pues solo el sacerdote puede hacer ofrecimiento de las ofrendas a Dios, para que las bendiga y las consagre. Más grave es el abuso si este momento se trata de la Consagración, que como hemos dicho, está reservada exclusivamente al sacerdote, en virtud de su ordenación sacerdotal. Nótese además la actitud de las mujeres que están atrás, que muestran, al parecer, su total aprobación e/o indiferencia con el tema.

Nótese en la sexta y última imagen, como una monaguilla eleva el Sagrado Cáliz, presumiblemente durante la consagración, lo que constituye, como ya hemos dicho anteriormente, un gravísimo abuso litúrgico. Por otro lado, visualizamos que el sacerdote está ocupando una hoja como Misal, donde tiene anotado, presumiblemente, lo más importante del ordinario de la Misa, lo que constituye también otro grave abuso litúrgico.


Ahora bien, ¿Qué se gana con todo este espectáculo?.
Claramente, nada. Solo se logra lo siguiente;:
1.- Que los niños pierdan totalmente el sentido de lo sagrado.
2.- Que haya confusión entre las partes de la Santa Misa reservadas a los ministros sagrados con las correspondientes a los laicos.
3.- Que las niñas se confundan y entusiasmen con la idea de ser 'sacerdotisas', siendo que no pueden serlo.
4.- Que las normas litúrgicas y el sentido de lo sagrado pasea un segundo plano.

En Definitiva: SE PIERDA LA DIMENSIÓN MISTÉRICO-SALVÍFICA DEL SANTO SACRIFICIO DEL ALTAR, EN EL CUAL CRISTO SE HACE PRESENTE REALMENTE EN MEDIO DE SU PUEBLO, POR ACCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO Y LAS PALABRAS DEL SACERDOTE, QUIEN FUE CONSTITUIDO PARA ELLO SEGÚN EL MANDATO DE CRISTO, Y ADEMÁS, LA REDUCCIÓN DE TODO EL GRAN SIGNIFICADO DE LA SACRALIDAD DE LA LITURGIA, QUE SE VE REDUCIDO A SOLO UN JUEGO, UN RECUERDO, UNA COMIDA, Y NO SE VALORA COMO LO QUE REALMENTE ES: SACRIFICIO-ALIMENTO-COMUNIÓN.

Para finalizar, después de haber analizado este "desproposito litúrgico", solo exhortar a cuidar la Sagrada Liturgia, que es una de las dimensiones más importantes de la vida cristiana, y que como tal, merece ser cuidada, evitando todo tipo de mutilaciones, tergiversaciones e inventos.

In Christo +
MARCVM

3 acotaciones de los Estimados lectores :

Monaguillo dijo...

Bueno, creo que has enumerado casi todos los abusos imaginables que podían cometer estas personitas. Dicho sea de paso, entiendo que es difícil que estos abusos se cometan sin el consentimiento y guía del celebrante. Como me viene a la mente la historia de la piedra de molino al cuello y al mar!

Con respecto a los monaguillos, me parece muy útil pensar que deben saber y actuar como que están sirviendo en la corte de un Rey, y no de cualquier rey. Es fundamental que se valore el hecho que van a presenciar desde un lugar privilegiado!

Que necesarias me parecen las antiguas "Oraciones al pie del Altar" prescriptas por el rito Tridentino, como preparación para subir al Altar.

Con respecto a los abusos descriptos, según tengo entendido, las acólitas femeninas no están permitidas (como tampoco el lavatorio de pies a mujeres el Jueves Santo, que suele verse). El cura tocando la guitarra con su acompañamiento me parece de terror. Solo una vez vi algo así en vivo!

Los monaguillos extendiendo sus manos en una especie de co-Epíclesis o co-Consagración son signos preocupantes. Evidentemente no se comprende el Misterio que se está celebrando.

Espero que la "catequesis por ejemplos" que nos brinda Benedicto XVI en cuanto al decoro en la liturgia surja sus frutos, primero entre los sacerdotes!

Un abrazo!

Anónimo dijo...

Hola:
les voy a hacer unos comentarios: el Padre Andrés Azcarate O.S.B. reformador de la liturgia en la Argentina, en su libro "La Flor de la Liturgia" (Buenos Aires 1932), ya indicaba que en la mayoria de los tratados de instrucción religiosa de su epoca, la instruccion liturgica practicamente se estaba omitiendo, lo que generaba una gran ignorancia de la liturgia entre los fieles, por lo tanto, con este dato, les voy dando a entender que el problema viene desde largo tiempo atrás. Ahora para volver a la liturgia tridentina como muchos sueñan, hay que empezar por tener una buena base catequistica para toda la feligresia, trabajo muy arduo ya que la gente no quiere saber nada con sacrificarse y estudiar. Pero si digo que los responsables de la mala instrucción general de los cristianos es de los fieles que no se preocupan en saber en que creen y de la propia iglesia que evito, por ejemplo el estudio de la biblia por 450 años (desde el concilio de Trento (1570) hasta 1960); de hecho hoy no hay una buena catequesis para adolescentes y adultos, tampoco los sacerdotes explican la misa y es más algunos ni siquiera saben cuales son las partes. Sin contar que en este momento de la historia de la Iglesia, la falta de vocaciones sacerdotales y religiosas es un tema más que grave; en grandes ciudades, donde hay recursos, ya estan faltando sacerdotes para dar la misa diaria, idem con los monaguillos; los padres de familia prefieren salir todo el día que ir a misa con su hijo compromentido en el ministerio del altar. En este punto tengo que aceptar que las que vienen más a la iglesia son la mujeres y las niñas, por lo tanto, no hay opciones, hay que aceptar de buen grado, ya que participan más que los varones, por algo los Papas se han referido al rol de la mujer en la iglesia, que cada es mayor; además para los eruditos en la materia de historia de la Iglesia, les recuerdo que hubo Diaconisas en la primera comunidades cristianas, en la edad media en España la madres superioras de algunos conventos, eran obispas con bendición apostolica, no podian celebrar misa, pero si todas la demás funciones y reponsabilidades de un episcopo, ello fue derogado en 1832, aún cuando ello ya estaba en deususo hacia largo tiempo, diria con esto que en la antiguedad la mujer dentro de la iglesia tenia más participación que hoy en día en la funciones liturgicas, pero el tiempo y algunos con malicia borran lo que talvez no convenga. El problemas de las vocaciones Sacerdotales,el problema viene de de la familia y del tiempo en que vivimos, no se considera "atractiva" la vocación religiosa; por otro lado, los medios de comunicación desde que entrarón en los hogares, cortaron el dialogo entre padres e hijos; hoy tanto la madre como el padre deben trabajar, por lo tanto, la crianza de los niños queda en manos de un tercero, que a no ser que sea de la familia y tenga una buena formación y le vaya inculcando valores eticos y religiosos, sale cada cosa, lo ves en las clases de catequesis, por su comportamiento.
Pidamosle al señor que tenga Misericordia de nosotros, porque no somos sal de la tierra; los que hemos perdido la calle somos nosotros mismos, la iglesia debe salir afuera del templo y no quedarse dentro de él unica mamera de conquistar corazones para Jesus. Amen.

Anónimo dijo...

Hola:
les voy a hacer unos comentarios: el Padre Andrés Azcarate O.S.B. reformador de la liturgia en la Argentina, en su libro "La Flor de la Liturgia" (Buenos Aires 1932), ya indicaba que en la mayoria de los tratados de instrucción religiosa de su epoca, la instruccion liturgica practicamente se estaba omitiendo, lo que generaba una gran ignorancia de la liturgia entre los fieles, por lo tanto, con este dato, les voy dando a entender que el problema viene desde largo tiempo atrás. Ahora para volver a la liturgia tridentina como muchos sueñan, hay que empezar por tener una buena base catequistica para toda la feligresia, trabajo muy arduo ya que la gente no quiere saber nada con sacrificarse y estudiar. Pero si digo que los responsables de la mala instrucción general de los cristianos es de los fieles que no se preocupan en saber en que creen y de la propia iglesia que evito, por ejemplo el estudio de la biblia por 450 años (desde el concilio de Trento (1570) hasta 1960); de hecho hoy no hay una buena catequesis para adolescentes y adultos, tampoco los sacerdotes explican la misa y es más algunos ni siquiera saben cuales son las partes. Sin contar que en este momento de la historia de la Iglesia, la falta de vocaciones sacerdotales y religiosas es un tema más que grave; en grandes ciudades, donde hay recursos, ya estan faltando sacerdotes para dar la misa diaria, idem con los monaguillos; los padres de familia prefieren salir todo el día que ir a misa con su hijo compromentido en el ministerio del altar. En este punto tengo que aceptar que las que vienen más a la iglesia son la mujeres y las niñas, por lo tanto, no hay opciones, hay que aceptar de buen grado, ya que participan más que los varones, por algo los Papas se han referido al rol de la mujer en la iglesia, que cada es mayor; además para los eruditos en la materia de historia de la Iglesia, les recuerdo que hubo Diaconisas en la primera comunidades cristianas, en la edad media en España la madres superioras de algunos conventos, eran obispas con bendición apostolica, no podian celebrar misa, pero si todas la demás funciones y reponsabilidades de un episcopo, ello fue derogado en 1832, aún cuando ello ya estaba en deususo hacia largo tiempo, diria con esto que en la antiguedad la mujer dentro de la iglesia tenia más participación que hoy en día en la funciones liturgicas, pero el tiempo y algunos con malicia borran lo que talvez no convenga. El problemas de las vocaciones Sacerdotales,el problema viene de de la familia y del tiempo en que vivimos, no se considera "atractiva" la vocación religiosa; por otro lado, los medios de comunicación desde que entrarón en los hogares, cortaron el dialogo entre padres e hijos; hoy tanto la madre como el padre deben trabajar, por lo tanto, la crianza de los niños queda en manos de un tercero, que a no ser que sea de la familia y tenga una buena formación y le vaya inculcando valores eticos y religiosos, sale cada cosa, lo ves en las clases de catequesis, por su comportamiento.
Pidamosle al señor que tenga Misericordia de nosotros, porque no somos sal de la tierra; los que hemos perdido la calle somos nosotros mismos, la iglesia debe salir afuera del templo y no quedarse dentro de él unica mamera de conquistar corazones para Jesus. Amen.

Mi lista de blogs

Seguidores