jueves, 18 de junio de 2009

Annus Sacerdotalis [I]

Comenzando el Año Sacerdotal 2009-2010, quiero exponer a ustedes, beneméritos lectores, dos breves apartes: Uno, sacado de la carta convocatoria a este Año Sacerdotal, por parte de Su Santidad el Papa Benedicto XVI; el otro, sacado de un importante directorio para el ministerio y la vida de los presbíteros, de la Congregación para el Clero.

***
"El Santo Cura de Ars enseñaba a sus parroquianos sobre todo con el testimonio de su vida. De su ejemplo aprendían los fieles a orar, acudiendo con gusto al sagrario para hacer una visita a Jesús Eucaristía. “No hay necesidad de hablar mucho para orar bien”, les enseñaba el Cura de Ars. “Sabemos que Jesús está allí, en el sagrario: abrámosle nuestro corazón, alegrémonos de su presencia. Ésta es la mejor oración”. Y les persuadía: “Venid a comulgar, hijos míos, venid donde Jesús. Venid a vivir de Él para poder vivir con Él…”. “Es verdad que no sois dignos, pero lo necesitáis”. Dicha educación de los fieles en la presencia eucarística y en la comunión era particularmente eficaz cuando lo veían celebrar el Santo Sacrificio de la Misa. Los que asistían decían que “no se podía encontrar una figura que expresase mejor la adoración… Contemplaba la hostia con amor”. Les decía: “Todas las buenas obras juntas no son comparables al Sacrificio de la Misa, porque son obras de hombres, mientras la Santa Misa es obra de Dios” [Comentario: Si los sacerdotes que hoy en día cometen abusos litúrgicos comprendieran esto, muchas cosas serían distintas...]. Estaba convencido de que todo el fervor en la vida de un sacerdote dependía de la Misa: “La causa de la relajación del sacerdote es que descuida la Misa. Dios mío, ¡qué pena el sacerdote que celebra como si estuviese haciendo algo ordinario!” [Comentario: Es curioso de que el Santo Cura de Ars indentificó muchas de las cosas que hoy en día suceden. Curiosidades de la vida?... No lo creo.]. Siempre que celebraba, tenía la costumbre de ofrecer también la propia vida como sacrificio: “¡Cómo aprovecha a un sacerdote ofrecerse a Dios en sacrificio todas las mañanas!”."
 Carta del Sumo Pontífice Benedicto XVI para la Convocación de un Año Sacerdotal con ocasión del 150 aniversario del "Dies Natalis" del Santo Cura de Ars

***

"66. Obligación del traje eclesiástico
En una sociedad secularizada y tendencialmente materialista, donde tienden a desaparecer incluso los signos externos de las realidades sagradas y sobrenaturales, se siente particularmente la necesidad de que el presbítero — hombre de Dios, dispensador de Sus misterios — sea reconocible a los ojos de la comunidad, también por el vestido que lleva, como signo inequívoco de su dedicación y de la identidad del que desempeña un ministerio público. El presbítero debe ser reconocible sobre todo, por su comportamiento, pero también por un modo de vestir, que ponga de manifiesto de modo inmediatamente perceptible por todo fiel—más aún, por todo hombre  — su identidad y su pertenencia a Dios y a la Iglesia.
Por esta razón, el clérigo debe llevar " un traje eclesiástico decoroso, según las normas establecidas por la Conferencia Episcopal y según las legitimas costumbres locales ". El traje, cuando es distinto del talar, debe ser diverso de la manera de vestir de los laicos y conforme a la dignidad y sacralidad de su ministerio. La forma y el color deben ser establecidos por la Conferencia Episcopal, siempre en armonía con las disposiciones de derecho universal.
Por su incoherencia con el espíritu de tal disciplina, las praxis contrarias no se pueden considerar legitimas costumbres y deben ser removidas por la autoridad competente .
Exceptuando las situaciones del todo excepcionales, el no usar el traje eclesiástico por parte del clérigo puede manifestar un escaso sentido de la propia identidad de pastor, enteramente dedicado al servicio de la Iglesia."
Congregación para el Clero: Directorio para el Ministerio y la Vida de los Presbíteros. 1994.
***
Dios quiera que este año sea para la Santificación de muchos sacerdotes, quienes buscan agradar a Dios y cumplir a cabalidad su misión: Ser "Curas" de Almas.
In Christo +
MARCVM

0 acotaciones de los Estimados lectores: