lunes, 26 de octubre de 2009

FSSPX y la Santa Iglesia: Unidad


Tuve la gracia de participar, este domingo recién pasado, en la Santa Misa con motivo de la Solemnidad de Cristo Rey, en el Priorato del mismo nombre de la FSSPX en Chile. He quedado manifiestamente sorprendido por muchas cosas, algunos a simple vista detalles, y otros no tanto, que me han hecho reflexionar.


Primero: Dado que el priorato aún está en construcción, el lugar provisorio es muy sencillo. Una carpa, cerrada con containers (donde se encuentra la Sacristía), son la estructura de este improvisado templo. Sin embargo, esto no restó solemnidad e importancia al Santo Sacrificio celebrado en un altar muy digno, y preparado para la ocasión (aprovecho de comentar que las fotos no corresponden a la fecha).


Segundo: La Misa en sí, ha sido maravillosa: El propio de la Misa cantado por una Schola Cantorum pequeña pero muy digna, Ordinario de la Misa de Angelis (VIII), mujeres (en especial, muchas niñitas) con velo, hombres vestidos "ad hoc", con mucha sobriedad. Junto con ello, una dedicación muy grande por la solemnidad de Cristo Rey. Así mismo, con motivo de esta solemnidad, se procedió, terminada la Misa, a realizar una procesión con el Santisimo Sacramento en la Custodia en los alrededores del terreno del priorato. Simplemente, algo maravilloso.


Tercero: El sermón de quien oficiaba, fue muy católico. Más de lo que esperaba en realidad. Ninguna crítica a la Santa Iglesia, ni al Papa. Más bien, una perfecta sintonía con el pensamiento de S.S. Benedicto XVI: La necesidad de formar una familia santa, para que los hijos puedan crecer en un ambiente católico; La reafirmación de la finalidad de la Familia: La entrega de nuevos hijos, que se convertirán en Hijos de Dios, y en Ciudadanos del Cielo; La necesidad del reinado de Cristo en todos los ámbitos del mundo, en especial, en la Iglesia; La lamentable lucha del mundo en contra de los valores del Reino, a causa del pecado y la acción del demonio; La necesidad de reparar todos los sacrilegios que se cometen contra Dios.


Cuarto: La tan necesaria Consagración del Género Humano a Cristo Rey, prescrita por S.S. Pio XI, ante la presencia de Jesucristo Sacramentado.


Quinto: Cuando nos acercamos (con unos amigos) a solicitarle al sacerdote la bendición de una cruz con la medalla de San Benito, el Sacerdote no solo se dispuso enseguida a bendecirla, sino que reconoció la necesidad de que estas cruces sean bendecidas de manera "especial", es decir, mediante un exorcismo y bendición especial, tal como lo prescribe la Iglesia, y en especial, la tradición en torno a esta medalla benedictina.


En fin... Podríamos decir, muchas más cosas en torno a esta experiencia que he vivido. Y de ahí nace una reflexión:


Sobre ellos, muchas personas que dicen ser parte de la Iglesia, han "despotricado" públicamente sobre lo cismáticos que son, sobre las cosas que intentan imponer, sobre el deseo de destruir el concilio Vaticano II y el "espíritu" que le asocian, etc.
Y, ante esta experiencia, solo puedo decir que ellos son Mucho más católicos, en gran comunión con el Papa, con mayor sentido de eclesialidad y catolicidad, respetuosos de la Iglesia como "Mater et Magistra", que muchos obispos y personajes que se dicen ser Católicos, pero que critican al Santo Padre por sus actos de generosidad y justicia para con ellos, o que Critican su impulso por el respeto a las normas, o por quienes justifican toda acción en contra las normas de la Iglesia, con un "Estupidismo Crónico", invocando el tan desgraciado "espiritu del concilio", que tantos problemas ha traído a la Santa Iglesia.


Y para quienes dicen: "pero que faltas a la caridad", les traigo a colación un breve texto, cortesía del blog "Cigueña de la Torre", de don Fco. José, del Cardenal Danielou, que si bien, no es "santo de mi devoción", dice algo muy cierto :
"Hay ciertas reacciones de detestación que suponen otras tantas respuestas saludables... He solido hablar con frecuencia sobre la cólera, citando las palabras de Péguy acerca de Juan de Arco que aseguran que también ella tenía "grandes accesos de ira inocente ante los que los ingleses sentían como que les faltaba el terreno". También Cristo experimentó cólera. Cuando trataba a los fariseos de "sepulcros blanqueados", algunos de nuestros contemporáneos dirían que incurría en una falta de caridad, que Cristo no debería haber hablado de "sepulcros blanqueados". ¡Y cuando afirma, a propósito de los que escandalizan a los niños, que les valdría más que les colocaran una piedra de molino al cuello y los arrojaran a lo profundo del mar...! Cristo sabía ser violento. La cólera, en el sentido más profundamente válido del término, es la reacción de una sensibilidad sana ante determinadas cosas feas, viles y despreciables. En este sentido pienso que hay que ser capaz de encolerizarse, como Bernanos y Péguy. Si bien es cierto que la cólera es una criatura difícil de manejar y también que se puede entremezclar en ella una animadversión personal si uno ha sido ofendido, y que, en consencuencia, hay que desconfiar de ella, es asimismo cierto que puede haber una cólera perfectamente compatible con la caridad... No tengamos miedo a emplear cierto vigor en la expresión. Es la traducción de la firmeza de pensamiento".

PD: Las imágenes fueron obtenidas del sitio web de la FSSPX, distrito de Sudamérica. En ellas se puede visualizar la "precariedad" de las contrucciones del priorato, que sin embargo, no afectan en la grandeza de una Liturgia bien oficiada y aprovechada por parte de los fieles.


UT IN OMNIBUS GLORIFICETUR DEI

4 acotaciones de los Estimados lectores:

Jaime dijo...

Hola, primero que todo, destacar su espíritu católico, es muy bello lo que hacen, sin embargo no la comparto del todo dado el hecho que creo que "estar en comunión con Roma y el Santo Padre" está muy bien, pero no debe primar por sobre estar en comunión con Jesucristo, su mensaje de amor, caridad, misericordia, y sobre todo, el mensaje de la vida, y despues de todo eso, pueden venir los rituales tridentinos o post-conciliares y las miles de cosas que si bien aportan a la devoción y la fe de las personas, no son estas fundamentales para el real seguimiento de Cristo. Por lo menos yo soy seguidor de Cristo por su mensaje y ejemplo y no por el ritual que siga el sacerdote antes del santo sacrificio. Esa es mi opinión. La paz de Cristo esté con ustedes. Saludos.

MARCVM dijo...

Estimado Jaime:
Concuerdo contigo: Lo primero y primordial es la doctrina de Cristo, Señor Nuestro. Es lo básico y en lo que todos debemos estar decuerdo.
Luego, después de ello, debemos distinguir entre lo dado por la Iglesia, que como esposa de Jesucristo y en virtud de su institución, tiene la prerrogativa de ordenar y educar. De ahi nace todo el tema de la liturgia, que no es menor.

saludos y gracias por su visita.

Mensaje dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
catolicomonaguillo@gmail.com dijo...

Que linda noticia!!!

Es hermoso ver frutos en la Santa Iglesia!!!