lunes, 30 de noviembre de 2009

Algo preocupante.

Hace algunos días, pude acceder a algunas imágenes de una Adoración al Santísimo Sacramento muy particular, lo que me ha hecho pensar en como se le falta el respeto a Cristo en su presencia real, dejando de lado toda solemnidad debida para hacer cualquier clase de tonterías de todo tipo.



En la primera imagen se puede apreciar el lugar donde fue puesta la Custodia con el Corpus: Los adornos utilizados rayan en el límite de lo impresentable, en especial, siendo que esto ocurrió en un lugar donde se dispone de una capilla adecuada para la adoración al Santísimo Sacramento y de lo mandado por las rúbricas: Ciriales adecuados, un Altar descente (consagrado) y con manteles según la rúbrica del Misal. Además, podemos notar en la parte inferior de la imagen algunas cosas en el suelo, lo que se puede atribuir a un lugar donde dejar "ofrendas" o cosas de ese estilo, que pasaremos a detallar más adelante.

En la segunda imagen podemos apreciar de manera más fácil lo que estaba en el suelo: Son figuras de arcilla modelada por los participantes de este "retiro-jornada", los cuales están al pie de ese "altar". Así mismo, se puede ver como las personas se acercan a la custodia con sus esculturas, cosa que esta prohibida (no se puede afirmar de que hayan tocado la custodia con sus manos, pero no se puede afirmar lo contrario). 

En la tercera imagen, podemos notar como la gente se acerca a la custodia, de pie, sin ningún tipo de gesto ante la presencia santísima del Señor Sacramentado.
Hay que recalcar que, en esta "celebración", estuvieron presentes algunos presbíteros, de los cuales hay algunos del sector, y que conocer muy bien de la existencia de la citada capilla, la cual sería el lugar propicio para este tipo de actos litúrgicos.

Como vemos, el problema aquí es muy grave, puesto que se le resta reverencia y sacralidad a un acto litúrgico tan sublime como es la adoración al Santísimo Sacramento, contaminando la liturgia con signos creativos no litúrgicos que constituyen un abuso litúrgico en materia grave.

Podríamos decir, de algún modo, que se hace patente las graves fallas en la teología litúrgica, tanto de conocimiento de los fieles como de los ministros consagrados, lo que queda de manifiesto en la falta de sacralidad y la visión del Santísimo Sacramento como un Accesorio que se puede manipular a voluntad, para lo que sea, donde sea, de la forma que sea y para la ocasión que sea.

Kyrie, Eleison!
Christe, Eleison!
Kyrie, Eleison!

5 acotaciones de los Estimados lectores:

Anónimo dijo...

Que triste que cada día algunas personas pasen por alto el decoro y no distingan lo sacro de lo mundano. (Y piensen que ya es lo mismo)
Acercarse ,y no lo dudo tocar la custodia, la vestimenta informal, y los adornos "...", ¿qué clase de reverencia...?
catanvm31

MARCVM dijo...

Como dije:
Hoy en día, el Santísimo Sacramento expuesto en la custodia es un accesorio (al menos, se toma, se manipula y se realizan frente a él cosas como si fuere un simple accesorio, una imagen sagrada).

Kyrie Eleison!

ianmnick dijo...

¡Sancta Maria, Mater Dei... ora pro nobis!

Felipe dijo...

En unas misiones en las que Mons. Arteaga (obispo auxiliar de Santiago) me pidió asistiese como jefe de liturgia y ministro extraordinario de la Sagrada Comunión, nos correspondió realizar la vigilia ante el Santísimo Sacramento. A falta del sacerdote, este indigno servidor tuvo que exponer el Corpus. Traté de hacerlo con la mayor reverencia posible, me revestí con alba y cíngulo y me coloqué un velo humeral, aún cuando no sé si en dicho caso citado está permitido. De todas formas, lo hice con el fin de dar la máxima reverencia a Nuestro Señor. Pido a vds. vuestra opinión.

MARCVM dijo...

Estimado Felipe.
Yo tengo entendido que esta permitido, en caso de necesidad, cuando no existe un ministro ordenado. No creo que haya mayor problema. Sin embargo, no se puede dar la bendición.. Si la diste, eso estuvo mal. De lo contrario, creo que no es nada grave, aunque se debe procurar tener un sacerdote, por lo que una "posible culpa" recae sobre Arteaga (que dicho sea de paso, no es un "liturgo" propiamente tal).

Saludos