jueves, 18 de febrero de 2010

Quadragesima A.D. MMX.

Publicado por Cæremoniarius @ 17:34:00

Al Iniciar el período de la Santa Cuaresma, realizaremos un breve estudio litúrgico sobre este tiempo y su significado, y algunas rúbricas necesarias para este tiempo.

  Antiguamente, comenzaba la Cuaresma el sexto Domingo antes de Pascua (La actual primera domínica) y, por no ser día de ayuno los domingos, comprendía solo 36 días. Por ello, hacia el siglo VI-VII, se anticipó al miércoles anterior (que se pasará a llamar Miércoles de Cenizas). Luego, se puede evidenciar que el motivo del inicio de la cuaresma el miércoles anterior a la primera domínica, no responde a criterios exclusivamente litúrgicos, sino que más bien, tienen su origen en el ayuno. 

La Cuaresma primitiva, es decir, en los primeros siglos de la Cristiandad, parece haber sido de un carácter de intensa mortificación y piedad, como preparación a las fiestas pascuales, sobresaliendo entre sus prácticas la privación y la abstinencia de manjares (un aspecto que es común a todos los fieles sin importar su origen), la Penitencia Pública (en los pecadores o penitentes, para así lograr su reconciliación, lo que vendría siendo un antecedente histórico del sacramento de la Penitencia) y la del Catecumenado (a favor de quienes habían de recibir el Bautismo).

Bendición e imposición de la Ceniza.

Este rito deriva de la antigua disciplina de la penitencia pública (que se hace menos frecuente desde el siglo VII), conforme a la cual en este día se expulsaba solemnemente de la Iglesia a los pecadores con varios y prolijos ritos, uno de los cuales estaba constituído por la imposición de la ceniza bendita. Hecha muy rara tal disciplina penitencial (para el siglo VII), y ya desaparecida (ya a comienzos del siglo X), se generalizó el imponer la ceniza a todos los fieles, aún al Clero, habiendo extendido tal rito a toda la Iglesia el Papa Urbano II, en el Concilio de Benevento (1091).

La imposición de las Cenizas debe hacerse con Ceniza bendecida según el rito prescrito en el Misal Romano. Esta ceniza debe ser bendecida el mismo día que ha de ser aplicada, y por el sacerdote que celebra la Santa Misa. Puede imponerla el Celebrante y cualquier otro sacerdote revestido. (Según las nuevas normas (Novus Ordo), el diácono puede también ayudar en la imposición de las cenizas cuando las necesidades pastorales lo exijan).

La Sagrada Congregación de Ritos aprobó (mediante el decreto 4373) la costumbre de imponer ceniza el Primer Domingo de Cuaresma, para quienes no pudieron recibirla el día miércoles. Esta práctica se debe a la necesidad de extender esta práctica hacia capillas rurales y otras capillas donde no se colocó la ceniza durante el día miércoles precedente. Este rito debe realizarse con ceniza bendecida el día miércoles anterior. La imposición de cenizas en la primera Domínica de Cuaresma debe hacerse fuera de Misa, o al finalizar ésta. (Esta costumbre se mantiene en el Novus Ordo, ya que no existe derogación de tal costumbre, siempre y cuando se haga conforme a las rúbricas).
Prescripciones litúrgicas del tiempo de Cuaresma.

Todas las domínicas son privilegiadas (de 1° clase), y todas las ferias son mayores, siendo privilegiadas las de Miércoles de Ceniza y Semana Santa. Durante la Cuaresma (desde Miércoles de Ceniza) se suspenden las solemnidades nupciales (Lo cual debiera rescatarse para el Novus Ordo). Por el carácter penitencial, se suprimen del Oficio Divino y de la Santa Misa todas las manifestaciones de alegría, inclusive las toleradas en Adviento y Septuagésima: El ornato de los altares, del coro y de la iglesia es moderado, sin flores ni reliquias; no se usan dalmáticas y tunicelas, ni se pulsa el órgano (lo que, en Novus Ordo, sería además privilegiar el canto A Capella); El color de los ornamentos es morado, salvo el cuarto domingo de Cuaresma, que corresponde al Domingo Laetare, donde se ocupa color Rosado. Esto regirá para todos los días, salvo contadas excepciones, como San José o la Anunciación.

En la Misa, se omite el Gloria y al final se dice "Benedicamus Domino" en vez de Ite Missa Est (Lo que equivale a decir "Bendigamos al Señor" en vez de "Podéis ir en Paz" en el Novus Ordo). Así mismo, no se canta el Alleluia, sino que es reemplazado por el Tracto.

PS1: Nuevamente, el Papa hace de la Santa Misa una verdadera Catequesis litúrgica: Arreglo tradicional del Altar, SIN CONCELEBRANTES, Dalmática pontifical, Casulla de corte romano, Solemnidad, etc.
PS2: Esta disponible también el artículo de la Cuaresma del año pasado, de este mismo blog, donde se hace una especie de breve ensayo, tomado del libro "Doce Nos Orare", sobre la Teología Litúrgica de este tiempo. Se puede acceder a este documento, haciendo clic AQUÍ.

0 acotaciones de los Estimados lectores :

Mi lista de blogs

Seguidores