jueves, 31 de diciembre de 2009

El Sacrificio de la Santa Misa: El punto de partida de la teología litúrgica.





Es válido afirmar que el punto de partida de toda Teología Litúrgica debe estar siempre puesto en el Santo Sacrificio de la Misa, y en como de ella se desprende un manantial de gracias y virtudes, las cuales hoy se han perdido, en parte por la pérdida del fervor de los fieles, y en parte, por la deficiente y nula formación litúrgica de sacerdotes y fieles, respectivamente.


Un ejemplo de ello es como la orientación del celebrante y de la acción litúrgica es importante al momento de manifestar este punto central de la liturgia. Para ello, nos remitiremos a un texto de Mons. Klaus Gamber, llamado "Vueltos hacia el Señor", donde se nos evoca claramente esta necesidad. Notemos además que el Papa recientemente ha recuperado esta bella forma, realizando una verdadera catequesis en cada acción litúrgica que preside.


¿Por qué el carácter sacrificial de la misa, se manifiesta menos claramente si, como se afirma, el sacerdote está vuelto cara al pueblo?
Cuestión inversa: Si entre los especialistas se sabe perfectamente que al preconizar "el altar cara al pueblo" no se puede apelar a una práctica de la iglesia primitiva ¿por qué no se saca la consecuencia que se impone? ¿por qué no se suprimen "las mesas para un banquete", erigidas con sorprendente unanimidad en el mundo entero?

Muy probablemente porque este tipo de mesas responden más a la nueva concepción de la misa y de la eucaristía, que a la práctica antigua.
Bien claro está que se querría evitar hoy dar la impresión de que la "santa mesa" (como se denomina en Oriente al altar) pueda ser un altar del sacrificio. Sin duda es también la razón por la que casi en todas partes sólo se pone en el altar un solo ramo de flores, como si fuese la mesa de una comida de familia, así como dos o tres velas, que generalmente se colocan al lado izquierdo de la mesa, mientras que el jarro con flores se pone al otro lado.
Se busca la ausencia de simetría, y ya no es necesario tener un punto central de referencia, como el que existía hasta hace poco en la cruz con los candelabros colocados a derecha e izquierda de ella; sólo se quiere una mesa para la comida y no un altar.
El sacerdote se coloca delante del altar del sacrificio, no detrás. Lo mismo hacia el sacerdote, entre los paganos. En el santuario, su mirada se dirigía hacia la representación de la divinidad, a quien se ofrecía el sacrificio. Lo mismo en el Templo de Jerusalem, donde el sacerdote encargado de ofrecer la víctima se colocaba delante de "la mesa del Señor" (cf. Mal 1,12), como se llamaba al gran altar de los Holocaustos situado en el centro del Templo, cara al templo interior, que guardaba el arca de la alianza en el Santo de los Santos, lugar donde habita el Altísimo (cf. Ps. 16,15).
Una comida se desarrolla bajo la presidencia del padre de familia en medio del círculo familiar; en cambio en todas las religiones existe una liturgia determinada para llevar a cabo el sacrificio, que se desarrolla en o delante de un santuario (que puede ser también un árbol sagrado). El oficiante está separado de la muchedumbre y se pone delante de ésta, ante el altar y vuelto hacia la divinidad. De siempre, las personas que ofrecen un sacrificio están vueltas hacia aquel a quien se destina el sacrificio y, en absoluto, hacia los que participan en la ceremonia.
En su comentario del libro de los Números (10,2), Orígenes se hace interprete de la concepción de la Iglesia primitiva: "El que está delante del altar muestra por este hecho que es él quien cumple las funciones sacerdotales. Ahora bien, la misión del sacerdote consiste en interceder por los pecados del pueblo". En nuestros días, en que el sentido del pecado desaparece poco a poco, es una idea que parece ampliamente perdida.
Como sabemos, Lutero negó el carácter sacrifical de la misa: no veía en ella más que la proclamación de la palabra de Dios, a la que seguía la celebración de la Cena. De aquí su exigencia, ya mencionada, de que el celebrante estuviera vuelto hacia la asamblea.
Ciertos modernos teólogos católicos no niegan directamente el carácter sacrifical de la misa, pero les gustaría hacerlo pasar a un segundo plano a fin de poder resaltar mejor el carácter de cena de la celebración. La mayoría de las veces por consideraciones ecuménicas en favor de los protestantes; pero descuidando en su ecumenismo a las Iglesias orientales ortodoxas para las que el carácter sacrifical de la divina liturgia es un hecho indiscutible.
Sólo la eliminación de "mesa de comida" y la vuelta a la celebración en el "altar mayor" podrán llevarnos a cambios en la concepción de la misa y de la eucaristía, es decir , a la misa entendida como acto de adoración y de veneración a Dios, como acto de acción de gracias por sus beneficios, por nuestra salvación y nuestra vocación al reino de los cielos, y como representación mística del sacrificio de la cruz del Señor.
No obstante, como ya hemos visto, esto no excluye que la liturgia de la palabra se celebre no en el altar sino en la sede o ambón, como anteriormente se hacia en la misa episcopal. Pero las oraciones deben decirse todas hacia el oriente, es decir, hacia la imagen de Cristo en el ábside y hacia la cruz en el altar.
Dado que durante nuestra peregrinación en la tierra no nos es posible contemplar toda la grandeza del misterio celebrado y menos aún al propio Cristo, ni la "asamblea celeste", no basta hablar continuamente de todo lo que el sacrificio de la misa tiene de sublime; es necesario más bien hacer todo lo posible para poner en evidencia a los ojos de los hombres la grandeza de este sacrificio a través de la misma celebración, a través de una artística disposición de la casa del Señor y especialmente del altar.
Se puede aplicar tanto al desarrollo litúrgico como a las imágenes lo que de los "velos sagrados" dice el PseudoDionisio el Aeropagíta en su libro Sobre los nombre sagrados (1,4): esos velos "que (aún ahora) esconden lo espiritual en el universo sensible, y lo supra-terrestre en lo terrestre, que confieren forma e imagen a lo que no tiene forma ni imagen .... Pero llegará un día en que habiéndonos convertido en imperecederos e inmortales, y alcanzando la paz bienaventurada junto a Cristo estaremos, como dice la Escritura, cerca del Señor (cf. Tess. 4,17) colmados de la contemplación de su presencia visible".

Para este nuevo año 2010 queremos, desde este blog, realizar esfuerzos dirigidos hacia una formación litúrgica verdadera en continuidad a la Tradición de la Iglesia, tal como lo ha rescatado el Santo Padre, de manera de vivir de mejor manera la Santa Misa, aprovechando sus gracias y desarrollando las virtudes que de ella pueden obtenerse. La liturgia no es para mayor gloria del hombre, sino que para Dios, Por Dios y con Dios, por lo que debemos siempre estar centrados en Él. Esperamos, Dios mediante, aportar nuestro granito de arena en la Reforma de la Reforma y en la recuperación del sentido de lo Sagrado.

Deseamos a todos nuestros lectores, comentaristas, blogs amigos y personas de buena voluntad que tengan un dichoso año 2010, e imploramos a Dios omnipotente y sempiterno que nos de la gracia de actuar según sus designios, sin desfallecer ni caer en las tentaciones del demonio. Que Dios les bendiga +

viernes, 25 de diciembre de 2009

Puer Natus est nobis, Alleluia!



O magnum mysterium, et admirabile sacramentum,
ut animalia viderent Dominum natum, jacentem in praesepio!
Beata Virgo, cujus viscera meruerunt portare Dominum Christum.
Alleluia!.

Oh Gran Misterio, y Maravilloso Sacramento, 
Que los animales hayan visto Al Señor recién nacido yacer en un pesebre. 
Alabada seas, o Virgen, pues tu Vientre mereció llevar a Jesús Cristo, nuestro Señor.
¡Aleluya!

Un gran saludo a los beneméritos lectores y comentaristas de este humilde blog, en defensa y promoción de la Sagrada Liturgia en continuidad con la Tradición de la Santa Iglesia.
Que el Divino Infante les bendiga y les colme de su gracia y de su paz.

In Christo +
Marcvm.

jueves, 17 de diciembre de 2009

"Omnium in Mentem"




Con este título, el Papa nos presenta un nuevo Motu Proprio (Comentario al margen: Nótese que cada vez que se habla de Motu Proprio, a algunos se les revuelve las entrañas, en especial, a los sacerdotes contrarios a la Santa Misa Tridentina).


Este Motu Proprio parece no haber causado mayor polémica, pues su liberación ha estado exenta de las polémicas suscitadas por Summorum Pontificum; Sin embargo, posee información muy valiosa, e incluso, me atrevería a decir que es una aclaración cuya raíz teológica es muy importante (en palabras sencillas, es un detalle no menor que es absolutamente necesario arreglar).


Y, dado que la prensa ha cubierto mayoritariamente el tema del matrimonio, cuyas enmiendas fueron realizadas en torno a quienes han realizado acto formal de apostasía, cubriremos el tema del diaconado, que es sin duda un tema muy importante, eclesiológica y litúrgicamente hablando.


En cuanto a esto, Omnium in Mentem solo hace una modificación, que parece inofensiva, a los cánones 1008 y 1009 del Código de Derecho Canónico (CIC), que está constituído por "normas jurídicas “para ordenar correctamente el ejercicio de las funciones confiadas a ella divinamente, sobre todo de la potestad sagrada y de la administración de los sacramentos” (Omnium in Mentem)". Sin embargo, estos cambios no son menores, en cuanto a lo significativo de los cambios.


Veamos las modificaciones realizadas: en el Código de Derecho Canónico, previo a este Motu Proprio, los cánones 1008 y 1009 corresponde al texto marcado en rojo, mientras que lo nuevo está colocado, en el mismo texto, con color azul. Las palabras eliminadas aparecen tachadas: (lo que no está tachado, seguirá siendo válido):
1008  Mediante el sacramento del orden, por institución divina, algunos de entre los fieles quedan constituidos ministros sagrados, al ser marcados con un carácter indeleble, y así son consagrados y destinados  a apacentar el pueblo de Dios según el grado de cada uno, desempeñando en la persona de Cristo Cabeza las funciones de enseñar, santificar y regir / a servir, según el grado de cada uno, con nuevo y peculiar título, al pueblo de Dios.
1009 § 1.    Los órdenes son el episcopado, el presbiterado y el diaconado. 
 § 2.    Se confieren por la imposición de las manos y la oración consecratoria que los libros litúrgicos prescriben para cada grado. 
§ 3.   Aquellos que han sido constituidos en el orden del episcopado y del presbiterado reciben la misión y la facultad de actuar en la persona de Cristo Cabeza; los diáconos, en cambio, son habilitados para servir al pueblo de Dios en la diaconía de la liturgia, de la palabra y de la caridad.


Como vemos, son dos cambios en total: Una modificación en el Cánon 1008, referente a lo general del Sacramento del Orden Sagrado, mientras que el otro cambio corresponde a un tercer párrafo agregado al Cánon 1009, donde se hace clara distinción entre los tres ministerios sagrados.



El fin práctico de esta modificación es la de poner en orden jerárquico a los tres ministerios sagrados recibidos por el Sacramento del Orden. Y se debe, más específicamente, a que muchos diáconos, en países como México (donde se registra un número de diáconos permanentes muy por sobre el de sacerdotes, en muchas de las diócesis) y de otros países de Sudamérica, han pasado a tomar atribuiciones que no les corresponden en cuanto a su ministerio, llegando a asumir como una especie de "párrocos", la vida cristiana de muchas parroquias. Así mismo, se busca salvaguardar lo que la Iglesia, según nos muestra la Tradición, ha determinado como la función del diácono, que es, en palabras del Motu Proprio, "servir al pueblo de Dios en la diaconía de la liturgia, de la palabra y de la caridad."
De la misma manera se busca evitar un abuso, ya no litúrgico solamente, sino de transfondo teológico, que es la lectura, por parte de los diáconos, de la Plegaria Eucarística (a veces, de los mismos fieles también), actuando como una especie de concelebrantes, todo esto, debido a que se apropian (en algunos casos), de la facultad de actuar "In persona Christi", lo que claramente está herrado, y el Papa nos lo ha hecho notar.

Ahora bien, haciendo una lectura y ponderando cada palabra de las modificaciones realizadas, podemos ver que existen también intenciones anexas, en torno a esta modificación, una de las cuales es una claro "repudio" a la propuesta de los "Viri Probati", a saber, Varones casados, de fe y costumbres intachables, para ser ordenados como presbíteros (en palabra sencillas, abrir la posibilidad de que existan sacerdotes casados en la Iglesia), lo que va claramente en contra de la tradición eclesiástica, la cual tanto odian los postuladores de esta propuesta. Reafirmar con marcada fuerza las tareas del orden de los diáconos, es también un mensaje claro de que los diáconos deben asociarse a las labores para los cuales fue creado este orden, que son el servicio de los fieles en la Liturgia (en específico, como Ministro extraordinario del bautismo y del matrimonio, y como ministro ordinario de la Sagrada Comunión junto al Presbítero, y en la asistencia a los enfermos, llevando el viático, cuando el sacerdote está impedido de hacerlo por una causa grave), en la Palabra (posibilitando la oración con la Palabra de Dios entre los fieles, y siendo un referente de formación y guía en su correcta lectura, según lo que la Iglesia manda y enseña), y en la caridad (administrando los bienes de la parroquia, y encargándose personalmente de la atención a los más necesitados)

Y esto, no es solo un llamado de atención a los diáconos (en especial, por la situación de los Viri Probati), sino que es también un llamado al Orden Episcopal y al Orden Sacerdotal para que consideren siempre que actúan "In Persona Christi", lo que claramente es una especie de reprimenda para tantos sacerdotes y obispos, que transforman la Santa Misa y los Sacramentos en verdaderos Espectáculos y Shows Religiosos. Así mismo, es un llamado de atención a todos los sacerdotes y obispos que promueven la ordenación de Viri Probati, tal como pasó con el Arzobispo Milingo (quien fue reducido al estado laical hoy mismo), y otros "religiosos" de congregaciones cuya extinción (a falta de vocaciones) está proxima.

Solo queda esperar que las situaciones, a las cuales alude el presente documento pontificio, se regularicen, y se pueda eliminar todo abuso a la norma establecida, de manera de que se ordenen armónicamente todas las funciones que fueron Divinamente mandadas a la Iglesia.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Protestantización Litúrgica, Protestantización de la Iglesia. [I]


El artículo que publiqué anteriormente, a saber, sobre el "Protestantismo y la doctrina de la Transubstanciación" corresponde a una especie preámbulo de este artículo, que corresponde a la protestantización de la Liturgia Católica. 


Téngase presente que, cuando se habla de protestantización litúrgica, no me refiero al punto de que la liturgia post-conciliar es protestante. Eso, ha sido cubierto por muchos estudios, entre los cuales está el realizado por la revista SI SI NO NO, de la FSSPX, al cual podemos adscribir o no (En mi caso, solo parcialmente y a un número muy reducido de las afirmaciones).
Cuando hablo, en este caso, de protestantización litúrgica, me refiero de manera explícita a la negación de la presencia real de Cristo en la Eucaristía, o bien, el rechazo de la presencia sacramental y su reducción a una simple presencia simbólica.


Este punto es FUNDAMENTAL, ya que la pérdida de la fe en la presencia real de Cristo en las sagradas formas, y con ello la clara pérdida de la identidad católica, afecta directamente a toda actividad eclesial, en especial, la Liturgia, y con ella, a todas las demás disciplinas eclesiásticas (nótese que la Liturgia es el centro de la vida eclesial).


Entonces, más que denunciar a la Liturgia post-conciliar como protestante, es mejor analizar en profundidad los daños que causa la protestantización de la teología litúrgica, lo que claramente conlleva una protestantización de la liturgia en si misma.


Podríamos definir una secuencia de problemas que surgen a partir de la pérdida de la fe en la Presencia real y sacramental de Nuestro Señor Jesucristo en la Hostia Consagrada. Primero, como punto de origen, es la pérdida de fe en este "Mysterium Fidei", y se debe ser cauto en encontrar matices en cuanto a la pérdida: Algunas son pérdidas totales, que hacen que la persona se aparte de la Misa, de la Iglesia, y se transforme en un Agnóstico/Ateo; Sin embargo, existen otro tipo de pérdidas, que son parciales, y que quitan vigor a la piedad y al fervor, lo que claramente se transforma en un defecto que va arrastrando a muchas más personas. De la misma forma, debe destacarse el hecho de que este último tipo de pérdidas es muy usual entre fieles e incluso, los mismos Sacerdotes (Claramente, es una herramienta poderosa que el demonio tiene para ir en contra del plan salvífico de Dios).

Podemos considerar, como segundo síntoma o signo de la pérdida de la fe en la Presencia Real, la relativización de todo lo que concierne a la Liturgia. Dado que en la Santa Misa solo se lleva a cabo un recuerdo, una pantomima de algo que ocurrió hace muchos años atrás, no hay necesidad de cumplir las normas. La Misa debe hacerse de cualquier manera, con mayor creatividad, para evitar que la gente se aburra con los mismos textos de siempre. Si en la hostia ya no está presente Cristo, ya no es necesario nada para la Eucaristía más que una mesa ordinaria (que por supuesto no simboliza nada), una botella de vino, un pan (comprado o hecho por una señora "beata"). De libros litúrgicos, nada... Solo una Biblia, ojalá, en un lenguaje bastante popular, para que todos entiendan, en especial, los niños; Del Misal, nada, porque la Misa es sabida de "memoria", de tanto repetirla. El sermón, puede ser cualquier cosa, incluso, un capítulo de un libro de comics, ojalá, representado por los niños, que explique que "debemos lograr la paz en nuestro interior, y derramarla en la tierra" (New Age). 
Tampoco necesitamos templo. Podemos utilizar el templo de discoteca-escenario-sala de usos múltiples, etc. Las imágenes sagradas son demasiado antiguas... hay que reemplazarlas por nuevas imágenes, que sean en lo posible de nuevas técnicas, y que sean lo más surrealistas posibles. Si celebramos la "reunión comunitaria", podemos decorar el templo con decoraciones de dibujos animados más ad hoc... Podemos utilizar títeres que prediquen y den la comunión...


Podríamos nombrar una serie de otros términos, que por salud mental propia y de los estimados lectores, no coloco.


En un tercer punto, está un aspecto que viene por Añadidura: La pérdida de la fe en los distintos aspectos de la vida eclesial. Debido a que la Liturgia es "centro y cúlmen de la vida Cristiana", "hacia donde tiende toda actividad de la Iglesia" (CVII), es claro que una pérdida de la concepción verdaderamente cristiana de la presencia real, o una alteración considerable de ella, causará estragos irreparables en cualquier otra actividad del individuo en la Iglesia.
Las visitas a los enfermos, la catequesis, los sacramentos, la vida cristiana, el matrimonio, la música sagrada, el arte sagrado, la vida humana, los problemas de la sociedad, la caridad: Todo, pasa a ser una mentira, una exageración, un ideal inalcanzable, una exageración de la Iglesia y de quienes, supuestamente, "no han comprendido que la Iglesia debe abrirse al mundo".


La verdadera apertura al mundo de la Iglesia, no es adoptar cosas mundanas para ella, modificándolas e introduciéndolas en su estructura, sino que es interactuar con quienes estamos inmersos en el mundo, en especial, quienes no conocen a Cristo, de manera de convertirlos a la verdadera fe, y ganar nuevos ciudadanos para el Cielo, siguiendo la enseñanza y los mandatos del Señor.


Continuará...



lunes, 14 de diciembre de 2009

El protestantismo y la doctrina de la transubstanciación.




El Término "Transubstanciación" aparece por primera vez en una profesión solemne de Fe en el IV Concilio Lateranense, celebrado hacia el año 1215 d. J.C. En esta profesión solemne, se afirma: "Una sola es la Iglesia universal de los fieles, fuera de la cual nadie se salva; y en ella el mismo Sacerdote es Sacrificio, Jesucristo, cuyo cuerpo y sangre se contienen verdaderamente en el sacramento del altar bajo las especies de pan y vino, después de transubstanciados, por virtud divina, el pan en cuerpo y el vino en sangre, a fin de que, para acabar el misterio de la unidad, recibamos nosotros de lo suyo lo que Él recibió de lo nuestro" (Caput. Firmiter, D. 430).

Posteriormente, el Concilio de Tento, busca declarar este dogma de manera que sea acorde al sentimiento que siempre la Iglesia ha tenido. Para ello, da una razón fundante: " La presencia real siempre ha sido creída". Y de allí, el concilio hace la asociación lógica de que, claramente, la presencia real requiere de la Transubstanciación de las especies eucarísticas.
De hecho, en el Capítulo IV de la XIIIª Sesión, dice expresamente: "Cristo nuestro Redentor dijo ser verdaderamente su cuerpo lo que ofrecìa bajo las apariencias del pan; de ahí la Iglesia de Dios tuvo siempre la persuación, y ahora nuevamente lo declara en este santo Concilio, que porla consagración del pan y del vino se realiza la conversión de toda la sustancia del pan en la sustancia del cuerpo de Cristo nuestro Señor, y de toda la sustancia del vino en la sustancia de su sangre. La cual conversión propia y convenientemente fue llamada transubstanciación por la Santa Iglesia Católica"


Ahora bien, para negar esta doctrina, es necesario megar la verdadde alguna de las tres proposiciones fundamentales:
  1. "Esto es mi cuerpo".
  2. "Esto no es pan"
  3. "las apariencias visibles del pan no han cambiado".
Lo complicado es negar estas tres proposiciones, ya que la primera corresponde a una revelación inmediata en las palabras consecratorias. La segunda está contenida en la primera, ya que la negación de la segunda, invalida la primera. La tercera es consecuencia inmediata de la primera y la segunda.

El protestantismo rompe bruscamente con la doctrina de la transubstanciación. En la doctrina protestante, nacen dos corrientes manifiestamente opuestas a esta doctrina: La corriente de Lutero, y la corriente sacramentaria, cuyo representante serà Zwinglio. Calvino intentará conciliar ambas corrientes, pero no podrá abandonar la segunda sentencia (de la que hemos hablado anteriormente).

Existen tres clases de presencias:

  • Presencia de signo: Jesús está presente mediande un "signo", que corresponde a la inmolación del cordero pascual.


  • Presencia de virtud o de eficiencia: Jesús está presente "por virtud" en la casa del Centurión, donde ni siquiera entra.


  • Presencia Sustancial: Jesús está presente "Sustancialmente" en la casa de Simón el fariseo, donde la pecadora se arroja a sus pies.

Pues bien, Zwinglio y Calvino no admiten en la Sagrada Eucaristía más que las dos primeras presencias, pero no dudan de calificarlas como presencia sustancial.
Por otro lado, Lutero confiesa la presencia sustancial como el catolicismo, pero al intentar probarla, se evapora tal presencia en su doctrina.

Es más, Lutero llega a afirmar la llamada "Consubstanciación", que corresponde aque el pan permanece inmutado. Es Cristo, quien viene localmente al pan, uniéndose a él, de manera que existen dos sustancias. Tambiés se denomina tesis de disifísmo eucarístico o de impanación, la cual ha sido descartada por errónea desde el medioevo. Una manera sutil de entender esta teoría, es mediante la propia modificación de las Sagradas Escrituras, transformando las palabras "Esto es mi cuerpo" Por las palabras "Esto es el pan donde esá mi cuerpo"

Aquí nace una grave herejía, la cual divide actualmente a Católicos y Luteranos. Es una de las diferencias más evidentes desde el punto de vista netamente litúrgico-teológico.

Y Será el punto de partida para un exhaustivo análisis de la Liturgia Luterana y sus (aterrorizantes) semejanzas con la Liturgia del post-concilio.



miércoles, 9 de diciembre de 2009

Veni Veni Emmanuel...

Hace un año atrás, publicamos en nuestro blog un breve artículo sobre las Antífonas Mayores de Adviento, que se rezan desde el día 17 al día 23 de diciembre.

Ahora, quiero hablar de una canción, llamada Veni Veni Emmanuel, que resume de buena manera las 7 Antífonas Mayores de Adviento, mediante una melodía armoniosa.
Las Antífonas "O" son usadas en las Visperas durante la octava que precede a la Solemnidad de la Navidad del Señor. Estas antífonas tienen un origen muy antiguo, ya que datan de alrededor del siglo IX d.J.C.
Este himno, es mucho más reciente, apareciendo alrededor del año 1710, por primera vez, en el Psalteriolum Cantionum Catholicarum (Colonia, Alemania).

La letra es como sigue:




Veni, veni, Emmanuel 
captivum solve Israel,
qui gemit in exsilio,
privatus Dei Filio.
R: Gaude! Gaude! Emmanuel,
nascetur pro te Israel!

Veni, O Sapientia,
quae hic disponis omnia,
veni, viam prudentiae
ut doceas et gloriae. R.

Veni, veni, Adonai,
qui populo in Sinai
legem dedisti vertice
in maiestate gloriae. R.

Veni, O Iesse virgula,
ex hostis tuos ungula,
de spectu tuos tartari
educ et antro barathri. R.

Veni, Clavis Davidica,
regna reclude caelica,
fac iter tutum superum,
et claude vias inferum. R.

Veni, veni O Oriens,
solare nos adveniens,
noctis depelle nebulas,
dirasque mortis tenebras. R.

Veni, veni, Rex Gentium,
veni, Redemptor omnium,
ut salvas tuos famulos
peccati sibi conscios. R.

Veni, veni, Emmanuel
captivum solve Israel,
qui gemit in exsilio,
privatus Dei Filio. R.

Y ahora, les dejo con un video, donde se puede escuchar claramente la canción con algunas de sus estrofas, cantadas por voces blancas y el acompañamiento de Jóvenes y Adultos varones.


El Papa ha hablado.

No. El Papa no está ajeno a la realidad de la Iglesia.
Veamos la reciente nota de prensa, de Notimex, Dic-09-2009, vía SDP Noticias, vía Secretum Meum Mihi.


Ciudad del Vaticano, 9 Dic (Notimex).- El Papa Benedicto XVI advirtió hoy que el sacramento de la eucaristía no es un momento de socialización ni tiene un valor meramente simbólico, ya que en hostia consagrada se hace presente Cristo mismo.
Esto lo dijo durante la audiencia general ante varios miles de personas en el Aula Pablo VI del Vaticano en cuya catequesis habló del monje benedictino Ruperto de Deutz, quien vivió en Alemania en el siglo XI.
Relató la participación de este personaje en diversos debates religiosos de su época, como la controversia eucarística que, en el 1077, había conducido a la condena de Berengario de Tours.
"(Berengario) había dado una interpretación reduccionista de la presencia de Cristo en el sacramento de la eucaristía, definiéndola sólo como simbólica", explicó el obispo de Roma. (Comentario: Y hoy, muchos católicos la consideran como algo simbólico, sin darle la importancia que se merece. Algo he hablado del tema en una entrada anterior, sobre los errores de la "nueva teología litúrgica").
Como respuesta Ruperto defendió la presencia verdadera del cuerpo y la sangre de Cristo en las especies eucarísticas del pan y el vino, recordó.
"Debemos pensar a nuestro tiempo, también hoy existe el peligro de redimensionar el realismo eucarístico, considerar a la eucaristía casi como un rito de comunión, de socialización", dijo.
"(Nos olvidamos) fácilmente agregó- que ahí está presente realmente Cristo resucitado, el cual entra en nuestras almas para sacarnos afuera de nosotros mismos, incorporarnos en su cuerpo inmortal y guiarnos así a la vida nueva".
Durante el mensaje en español de la audiencia general Benedicto XVI saludó a un grupo de jóvenes de Cancún-Chetumal y a otro de estudiantes de Monterrey, ambos procedentes de México, así como a peregrinos de otros países latinoamericanos.
El Papa tiene los pies muy bien puestos en la tierra. Conoce las miserias de la Iglesia, y se empeña, de una u otra forma, de acabar con estas miserias. Oremos por el Santo Padre, para que Dios le fortalezca y le de salud para continuar con el Ministerio Petrino en medio de la Santa Iglesia.

lunes, 7 de diciembre de 2009

Regina sine labe originali concepta, ora pro nobis.








Un glorioso 8 de diciembre de 1854, el Papa Pío IX proclama, por medio de la Bula "Ineffabilis Deus" el dogma que la Iglesia, por los siglos, ha reconocido y ha de reconocer:
...Para honra de la Santísima Trinidad, para la alegría de la Iglesia católica, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, con la de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra: Definimos, afirmamos y pronunciamos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de culpa original desde el primer instante de su concepción, por singular privilegio y gracia de Dios Omnipotente, en atención a los méritos de Cristo-Jesús, Salvador del género humano, ha sido revelada por Dios y por tanto debe ser firme y constantemente creída por todos los fieles. Por lo cual, si alguno tuviere la temeridad, lo cual Dios no permita, de dudar en su corazón lo que por Nos ha sido definido, sepa y entienda que su propio juicio lo condena, que su fe ha naufragado y que ha caído de la unidad de la Iglesia y que si además osaren manifestar de palabra o por escrito o de otra cualquiera manera externa lo que sintieren en su corazón, por lo mismo quedan sujetos a las penas establecidas por el derecho

Bula Ineffabilis Deus"

Ciento cincuenta y cinco años después, ante tan grande misterio, podemos exclamar con las palabras de San Efrén, dichas en los primeros siglos de la Santa Iglesia:
Tú y tu Madre sois los únicos que en todo aspecto sois perfectamente hermosos; pues en Ti, Señor, no hay mancilla, ni mácula en tu Madre.

viernes, 4 de diciembre de 2009

Nuevo Diseño del Blog.

Estimados Lectores:
Entrados en el tiempo de Adviento, en el cual nos preparamos al advenimiento del Salvador, hemos decidido renovar nuestro blog, cambiando un poco su aspecto, pero conservando lo esencial, que es el Amor a Dios y a la Santa Iglesia Católica.


Un gran saludo, y gracias por las 6580 visitas que han hecho a nuestro blog en lo que va de este Año del Señor 2009.


In Christo +

jueves, 3 de diciembre de 2009

Reflexión

Tomado de las meditaciones del Via Crucis en Roma del año 2005, cuyo autor es el entonces Cardenal Joseph Ratzinger, hoy, Su Santidad Benedicto XVI.

"¿Qué puede decirnos la tercera caída de Jesús bajo el peso de la cruz? Quizás nos hace pensar en la caída de los hombres, en que muchos se alejan de Cristo, en la tendencia a un secularismo sin Dios. Pero, ¿no deberíamos pensar también en lo que debe sufrir Cristo en su propia Iglesia? En cuántas veces se abusa del sacramento de su presencia, y en el vacío y maldad de corazón donde entra a menudo. ¡Cuántas veces celebramos sólo nosotros sin darnos cuenta de él! ¡Cuántas veces se deforma y se abusa de su Palabra! ¡Qué poca fe hay en muchas teorías, cuántas palabras vacías! ¡Cuánta suciedad en la Iglesia y entre los que, por su sacerdocio, deberían estar completamente entregados a él! ¡Cuánta soberbia, cuánta autosuficiencia! ¡Qué poco respetamos el sacramento de la Reconciliación, en el cual él nos espera para levantarnos de nuestras caídas! También esto está presente en su pasión. La traición de los discípulos, la recepción indigna de su Cuerpo y de su Sangre, es ciertamente el mayor dolor del Redentor, el que le traspasa el corazón. No nos queda más que gritarle desde lo profundo del alma: Kyrie, eleison – Señor, sálvanos (cf Mt 8,25)."

El Dispensador de Comunión.

Un amigo de nuestro blog nos hace llegar una dirección con un video, hospedado en Gloria.tv, sobre el famoso arminículo "Communion Host Dispensers", o dispensadores de Hostias de comunión.



Claramente, revisar el titular, y las cosas que ha publicado nuestro amigo Secretum Meum Mihi, ha sido un verdadero dolor, no solo por tratarse de cosas sin sentido y que demuestran el "estupidismo crónico" de algunas personas, sino que también, por la grave ofensa que ello significa, no solo para la tradición de la Iglesia, sino que para la Sacralidad del Santísimo Sacramento, presencia Real de Cristo.


Y, dado que ya nuestro amigo Secretum ha dado alguna información al respecto, nos adentraremos un poco en todas las "soluciones" que ofrece la empresa Purity Solutions, que comercializa semejante estupidez, así como del Sacerdote que da pie a semejante abuso litúrgico de una extrema gravedad, que sin duda, tiene un talante de Graviora Delicta, que atentan contra la Sacralidad del Santísimo Sacramento.


En cuanto al video, que se puede visualizar ehttp://de.gloria.tv/?media=40143, se puede observar claramente una serie de abusos litúrgicos, los cuales pasamos a enumerar:

1.- La preparación del cáliz es inadecuada, colocando solo la patena del cáliz y una especie de purificador sobre él, sin el corporal y la palia correspondientes.
2.- No existe mantel en el altar, sino solo una especie de corporal, en el cual se depositan con anterioridad a la Misa las especies a consagrar, cosa no corresponde.
3.- Se coloca vino sin consagrar en una especie de vasitos plásticos, y luego en una bandeja de metal, para consagrar Sanguis para los asistentes (otro abuso, ya que el vino solo puede ser consagrado en el Cáliz.
4.- El Sacerdote celebra la Misa sin casulla, solo con una estola, lo que es claramente un abuso litúrgico pues se ve claramente que está en una parroquia (donde DEBEN existir los ornamentos correspondientes).
5.- Se obliga a los asistentes a recibir la comunión en la mano, siendo que esta forma es solo un indulto y no puede ser forma obligatoria, según las recientes instrucciones y aclaraciones de la Sagrada Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos.
6.- Como se muestra en la imagen, los asistentes, después de consumir el Corpus, consumen el Sanguis de un vasito, el cual luego proceden a desechar... ¿¿¿A DONDE VA ESE VASITO???... Presumiblemente, a la basura, y con ello, claramente se configura un Sacrilegio. De lo contrario, aún igual se comete un acto extremadamente grave, pues se deposita en un lugar sin la debida reverencia hacia la presencia real de Cristo. Así mismo, se ven en la imagen los dispensadores.
7.-Posteriormente, sale un "experto" (en idioteces), que hace una pequeña muestra de como se debe utilizar semejante artículo.


8.- En la página web de esta empresa de imbecilidades, que se presenta con el Slogan "Espíritu de Innovación" (que nos parece curiosamente muy relacionado con la Hermenéutica de la discontinuidad que se propagó posteriormente al concilio), se venden además, Hostias empapadas en Vino, para evitar tener que dar la comunión por intinción, y aseguran que todo esto esta de acuerdo a las normas... A las normas litúrgicas claramente no.


Estimados lectores: Esto es un abuso gravísimo que atenta contra la altísima dignidad de la Sagrada Comunión. Es un gravísimo abuso litúrgico, y debemos denunciarlo cuanto antes.
Ojalá alguien haya enviado alguna carta sobre esta imbecilidad hacia Roma, para que la Sagrada Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos se manifieste contra ella y pueda prohibirla.
Como católicos, nos quedan muchas acciones a seguir: Primero, protestando ante tan gran abuso contra Cristo; En segundo lugar, haciendo un llamado a no comprar semejantes artículos que son graves abusos litúrgicos; En tercer lugar, evitando comprar cosas en lugares donde se vendan estos artículos, de manera de fomentar su salida del mercado por medios normales; Finalmente, denunciando este tipo de abusos a nuestros obispos, y si ellos no hacen caso, hacia la Santa Sede.


Claramente, es un nuevo embate del demonio contra la Santa Iglesia.


Pidamos a Dios que nos de la gracia de eliminar todas estos abusos graves contra su Divinidad.


U.I.O.G.D.